Denominación de origen para un jamón de calidad

Denominación de origen para un jamón de calidad

Un jamón de bellota 100% ibérico es un jamón que procede de cerdos 100% ibéricos criados en libertad en las dehesas y alimentados durante su última fase de engorde de pastos naturales, hierbas aromáticas y bellotas.

¿Qué implica?

En primer lugar, la «pureza de la raza»: la gran mayoría de jamones ibéricos que solemos llamar «pata negra» proceden de cerdos ibéricos de raza mixta. De hecho, únicamente el 5% de la ganadería de cerdo ibérico presente en las dehesas del suroeste peninsular son de bellota 100% ibérico. Un cerdo ibérico cruzado nace de emparejar una madre 100% ibérica con un padre de raza europea: son cerdos seleccionados por su alta productividad y desarrollan sabores y aromas distintos a los del cerdo 100% ibérico. Los cerdos 100% ibéricos son únicamente los que proceden de madre y padre de raza 100% ibérica. Nuestro pequeño productor de jamón artesanal —La Casa Orobeio— solo cría cerdos de pura raza.

En segundo lugar, la obligación de criar el cerdo 100% ibérico en total libertad a partir de los 2 meses y hasta los 18-24 meses de edad. La dehesa del suroeste peninsular alrededor de Jabugo garantiza la mejor alimentación para el cerdo 100% ibérico de la Casa Orobeio . Durante el periodo de montanera, los animales llegan a recorrer unos 14 km diarios en busca de bellotas, su alimento principal y responsable de sus cualidades organolépticas, propiedades que ayudan a reducir el colesterol «malo» y mejoran la salud cardiovascular. A lo largo de su primer año de vida no solo se abastece de bellotas, sino que también consume otros alimentos disponibles en la naturaleza como frutos silvestres, raíces, setas, hierbas, plantas aromáticas, pequeños invertebrados, frutos secos… La alimentación completa y natural del cerdo aporta un excelente sabor y aroma a los diferentes productos elaborados a partir de los cerdos 100% ibéricos criados en libertad. Asimismo, gracias al ejercicio que realiza el cerdo ibérico puro por las dehesas y a su capacidad adaptativa, se produce una infiltración de grasas en el interior de sus músculos que aportan una textura que se traduce en un sabor inigualable.

Productos naturales, sin colorantes ni conservantes. Además, no contienen ni gluten ni lactosa. ¡Probarlo es adoptarlo!

Compartir: