El jamón ibérico: sabor y salud en la mesa

El jamón ibérico: sabor y salud en la mesa

Nuestro jamón pata negra se cría en la dehesa andaluza en total libertad y se alimenta exclusivamente de lo que encuentra en el campo, particularmente de bellotas en el periodo de la montanera, lo que le confiere unas calidades excepcionales.

El jamón ibérico de bellota tiene una muy baja proporción de grasas saturadas y una alta concentración de ácido oleico (lo que hace que muchos expertos lo llamen «el aceite de oliva de 4 patas», por los beneficios para la salud que tiene el aceite de oliva) lo que permite:

- Reducir el colesterol, facilitando la producción de colesterol «bueno» y reduciendo el colesterol «malo»,
- Reducir los triglicéridos, disminuyendo el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, actuando como cardioprotector,
- Además, el jamón ibérico de bellota tiene unas cualidades nutricionales excepcionales y es una fuente muy importante de proteínas, vitaminas B1, B6 y B12 y ácido fólico, muy beneficiosas para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro,
- Rico en vitamina E, un poderoso ANTIOXIDANTE, y en minerales como el Cobre (Cu), esencial para los huesos y cartílagos, Calcio (Ca), Hierro (Fe), Zinc (Zn), Magnesio (Mg), Fósforo (P) y Selenio (Se), muy ligado este último a procesos ANTIENVEJECIMIENTO.

Si, además de tener unas calidades gustativas extraordinarias, el jamón ibérico 100% de bellota tiene tantos beneficios para la salud… ¡No os castiguéis! ¡A por el jamón pata negra!

Compartir: